Páginas

18 oct. 2018

¿Qué nos deparará la informática en un futuro?

Ayer me encontraba realizando ejercicios de estos típicos que te piden acerca de la informática, en esta ocasión, hablando del futuro, y es cierto que no tenemos algo claro, pues la informática es una ciencia que evoluciona constantemente y va a un ritmo que, cuando estamos asentados a una tecnología, estamos desarrollando una revolucionaria.

Tras esto, mientras me encontraba en mi sillón sentado, con una taza de chocolate en la mano y viendo la lluvia caer, me puse a reflexionar en dos preguntas que muchos nos haremos cuando vemos todas estas noticias que son:


¿En qué generación nos encontramos actualmente?

¿Qué futuro nos espera?



Son dos preguntas que, desde luego, es un detonante curioso, pues puede generar bastante debate, y es algo que me encantaría ver en el blog o los comentarios de las redes sociales donde se suba, así que por aquí, os dejo mi punto de vista.

¿En qué generación nos encontramos actualmente?
Se podría hablar de séptima, octava, novena, décima o tantas generaciones queramos, una por cada nuevo avance histórico, pero no se puede tomar nada en específico ni aclarado, pues como decíamos al principio, hay una amplia brecha entre países de lo que entendemos como informática, y por lo tanto, diferentes puntos de vista sobre los que se posicionan científicos, ingenieros, matemáticos y todo tipo de personas.
Bajo mi propia opinión, podríamos decir que nos encontramos en la sexta generación, en la generación del IoT, dado que anteriormente existía el concepto de supercomputación que es en el que se fundamenta el ordenador cuántico, y muchas de las tecnologías planteadas son eso, planteamientos, ideas fundadas en las que sigue sin haber nada claro, mientras que podemos ver en nuestro día a día las novedades del Internet de las Cosas, dado que estamos conectando numerosos dispositivos que antes no se podían a nuestra red como pueden ser televisores con navegadores implementados, neveras que realizan la compra por ti cuando detecta que falta un alimento en específico, casas capaces de ser controladas desde un teléfono móvil o incluso coches con un centro multimedia conectado vía satélite y 4G.
¿Qué futuro nos espera?
No podríamos decir con exactitud que nos espera a largo plazo, y tampoco a corto plazo, pues las tecnologías van evolucionando constantemente, porque nunca nos hubiéramos llegado a plantear que de un día a otro se vendería un ordenador dentro de un reloj, o que seríamos capaces, a través de unas gafas, sumergirnos dentro de otro universo totalmente configurado a nuestra semejanza.
Puede que mañana o que en diez o cien años un robot sea capaz de expresar sentimientos, o que mientras haya escrito esto pueda haberse desarrollado una nueva forma de realizar un ataque a escala global, o incluso, de un año para otro, lo que conocemos como Bitcoin pasara de valer 0,023€ a más de 15.000€.
Por ello, no hay que esperar nada, pero a la vez esperar todo, pues un día podemos tener la última tecnología, pero a la siguiente hora, sea bastante anticuado por una hipótesis fundada por un matemático, como es el caso del cifrado RSA y su posible clave de descifrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario